Cómo desbloquear los problemas de peso

6

Jun, 2018

¿Perder peso es sencillo o complicado?

Cada persona responderá de manera diferente en función de su experiencia. Es más, una misma persona puede contestar una cosa y después la contraria en distintos momentos de su vida.

De hecho, todos podemos poner ejemplos de situaciones que en su momento fueron un auténtico problema y ahora afrontamos con naturalidad.

Sin embargo, en ocasiones, alguno de esos problemas se enquista y, lejos de solucionarse, cada vez se hace más grande.

Para mí, como para tantas otras personas, ese problema ha sido el peso, así que hoy vamos a ver cómo desbloquearlo.

Si los problemas de peso llevan mucho tiempo contigo ábrete a nuevas posibilidades para poder resolverlos

¿Cuándo convertimos el peso en un problema?

Si a pesar de todo el tiempo, esfuerzo, dedicación, frustración y sufrimiento que llevas acumulado el sobrepeso sigue ahí, es el momento de detenerte en esta idea:

Ninguna experiencia es un problema en sí misma; es tu relación con ella la que lo convierte en un problema.

Si lo piensas, cuidarse no es en sí mismo un problema: consiste en alimentarse bien para estar sana, en un peso que te permita sentirte como tú quieres, y mover tu cuerpo practicando alguna actividad con la que disfrutes.

Entonces, ¿en qué momento lo complicamos?

En el momento en que nos imponemos una vida de sacrificio y dureza: dietas restrictivas con las que pasamos hambre y no nos permiten disfrutar de la vida con libertad, y ejercicios que no nos gustan, pero que nos obligamos a hacer para quemar calorías.

“El problema se transforma cuando cambias el estado en el que te vinculas con él”

Para transformar un problema de peso que persiste en el tiempo, no hay nada más efectivo que cambiar el estado en el que te vinculas con él.

En otras palabras, deja de dar vueltas al tema en tu cabeza. Tu mente no puede ofrecerte soluciones distintas a las que ya conoces (y no te han funcionado) así que lo único que consigues es caer en un estado de confusión, sufrimiento y desesperación desde el que no es posible ver una salida.

Para cambiar de estado, suelta el agobio y la desesperación por el peso, respira hondo… serénate.

Desde ahí, desde un estado de calma interior, conecta contigo misma… busca en tu corazón qué cosas te hacen sentir bien y coloca en él esta idea: si mi plan para perder peso no me resulta problemático, el problema desaparece.

 


Cuando te atreves a soltar todo lo que has venido haciendo hasta ahora y te permites entrar en otro estado… surgen las soluciones no problemáticas para ti. Cambiar de estado, en cierta manera, es dejar de pensar y volver a sentir. Trata de recordar todo aquello que te gustaba antes de empezar a sentirte inadecuada, cuando eras libre de disfrutar y no te imponías sacrificios para cambiar tu cuerpo. Esa es la manera de transformarlo sin sufrir: la liberación que buscas está dentro de ti. No tienes nada que perder por darte esta oportunidad, ¿no te parece? :) y si en el camino ves que te vendría bien un poco de apoyo para desbloquear tu problema de peso, aquí tienes mi propuesta. ¡Hasta pronto!

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This