Cómo hacer un plan eficaz y realista para adelgazar

5

Abr, 2018

Tengo que perder 10 kilos antes del verano.

A estas alturas del año, no creo que haya una frase más repetida que esta. Yo también la decía a menudo, en concreto todos los años, durante décadas…  así que en el camino probé todas las dietas posibles, por muy absurdas que fueran, con tal de conseguirlo.

Como tantas otras personas, lo único que logré fue acumular sufrimiento en torno a mi problema de peso, que cada vez se hacía más grande, y una gran frustración por no conseguir lo que tanto deseaba: quitarme de encima todos esos kilos que tanto me agobiaban.

Con el paso del tiempo me di cuenta de esto: no lo conseguía porque me lo ponía demasiado difícil. Así que hoy voy a compartir contigo cómo hacer un plan eficaz y realista para adelgazar.

1. Pónselo fácil a tu mente

Cuando intentamos perder peso olvidamos una cuestión clave: nuestra mente se resiste al cambio. Así de simple. No le gusta que cambies tus hábitos porque le supone mucho esfuerzo y energía. Por esa razón, intenta que todos los días repitas las mismas acciones y sabotea tus intentos de asentar nuevas rutinas. No eres tú, es tu mente. Así que no te sientas mal por querer perder peso y después no hacer lo que te habías propuesto… simplemente comprende que tu mente se va a resistir y que tienes que hacérselo lo más fácil posible.

“Un pequeño paso repetido en el tiempo no tardará en marcar una gran diferencia”

2. Haz un plan de comidas… ¡que te gusten!

Lo más importante en relación a la alimentación es que no intentes cambiar radicalmente tu manera de comer. Eso te exigirá demasiado tiempo, esfuerzo y energía, y acabarás abandonando. Los cambios que te plantees deben ser pocos, pequeños y graduales.

Escribe un menú semanal que cumpla este requisito: comidas que te gusten, a las que estés habituada, y que sepas preparar sin problema. Decidir previamente tus menús te ayudará mucho a organizarte y a no dudar a la hora de elegir qué comer. Los menús no tienen que ser de dieta, simplemente elige alimentos saludables, que te sienten bien, y evita las comidas procesadas.

Establece un horario de 5 comidas al día. Cuando tengas ganas de picotear, que es por lo que solemos engordar, piensa en lo poco que te queda para la siguiente comida. No te costará mucho esperar, especialmente si te apetece lo que vas a comer, ¡es fundamental respetar tus gustos!

Haz limpieza de comida basura en casa, y coloca en las estanterías más altas aquello que quieras evitar comer, para no tenerlo a la vista. Muchas veces comemos por impulso al ver ciertos alimentos, así que ayúdate con pequeños trucos como este que te lo hagan más fácil.

3. Muévete sin complicarte la vida

Elige una actividad física que te resulte fácil hacer y que te guste. A mí me gusta caminar y bailar, asi que empecé por caminar, que era lo más sencillo y lo que podía empezar a hacer sin complicar mucho mis rutinas.

Como mi actividad física antes de empezar era cero, comencé por caminar 10 minutos al día. Luego subí a 15 minutos, después a 20… sin prisa, si vas poco a poco de manera constante, pronto será mucho.

No hace falta agotarse ni machacarse cada día, sólo se trata de moverse a un ritmo suave haciendo el ejercicio que más te guste. De esa manera te costará mucho menos perder peso.

Si es posible, te recomiendo que sea una actividad al aire libre, porque mejorará mucho tu bienestar. Disfruta de ese tiempo para ti y olvídate del peso, ¡los resultados llegarán solos!

 

 

4. Ponte en marcha

Las personas con problemas de peso nos pasamos el 95% del tiempo dándole vueltas a cómo adelgazar y el 5% del tiempo actuando. ¡Es hora de darle la vuelta! de pensar menos y de actuar más. Al fin y al cabo, somos lo que hacemos, ¡así que no perdamos más tiempo y vamos a por ello!

Empieza ya mismo a organizar tu plan y recuerda ponértelo muy fácil. No tengas miedo a equivocarte, unos días te saldrá mejor que otros, ¡por supuesto! el camino de perder peso también tiene sus curvas, pero si sigues las pautas de este post, no te sentirás desbordada por los cambios y pronto comenzarás a perder peso.

 


 

Si estás acostumbrada a hacer dietas, te puede parecer más tentador seguir un plan restrictivo que te prometa resultados mágicos de aquí al verano, pero a estas alturas ya sabrás en lo que acaba eso… así que anímate a probar algo diferente, ¡funciona muy bien! Si tienes dudas sobre cómo ponerlo en marcha, escríbeme en los comentarios :) Ya sé que a veces cuesta simplificar y pasar a la acción en un tema como este al que has dado tantas vueltas, así que si crees que necesitas un poco de apoyo en el camino, echa un vistazo al contenido de AMA VIVE COME, el curso que te acompañará, paso a paso, en tu proceso de cambio físico definitivo.

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This