Cómo librarte para siempre de tu problema de peso

2

Mar, 2017

¿Qué darías por liberarte para siempre de tu problema de peso?; ¿qué supondría para ti vivir sin tener que adelgazar? la respuesta a estas preguntas te dará la medida de la importancia que tiene el peso para ti, y te mostrará hasta qué punto este problema se ha adueñado de tu vida.

Las personas que viven atrapadas en el peso comparten estos 3 puntos:

1. Su peso no es un problema, es “el problema”. Su vida gira en torno al deseo de adelgazar y piensan que si no lo solucionan, nunca podrán sentirse bien, ni en su vida, ni en su cuerpo.

2. Su valía depende de su peso: “tanto pesas, tanto vales”. Sienten el juicio de los demás sobre su aspecto, pero nadie es más duro que ellas mismas con su propia imagen.

3. La idea de aceptar su cuerpo es más fuerte que ellas. Llevan tanto tiempo negando su aspecto y deseando un cuerpo más delgado, que les produce un sincero rechazo la sola idea de intentar quererse tal y como son.

¿Te sientes identificada? pues te animo a seguir leyendo, porque hoy voy a contarte cómo librarte para siempre de tu problema de peso.

 

Seguir dando vueltas a tu problema no te sacará de él; es el momento de elegir otro camino

“Tu cuerpo y tú estáis juntos en esto, y juntos tenéis que salir”

1. El problema no es tu peso

El problema no es tu peso, sino tu interpretación de que pesar más de lo que te gustaría es un gran problema. Cuando hacemos esto, sólo conseguimos agrandar aquello que nos preocupa, hasta que llega un momento en que se convierte en algo tan enorme que ya no podemos gestionarlo, y se apodera de nuestra vida.

Si el peso te condiciona mucho, date cuenta de que has caído en esa trampa y necesitas verlo desde otra perspectiva. Está bien que quieras perder peso, pero no lo conseguirás hasta que le quites importancia. Sólo entonces podrás abordar el cambio que deseas con naturalidad, y olvidarte del peso para siempre.

2. Decide cuánto vales

¿Cuánto valor te das a ti misma?; ¿En función de qué? Estoy segura de que eres una mujer extraordinaria, que has superado grandes retos en tu vida, que eres importante para muchas personas de tu entorno y que ellas también lo son para ti; tienes ilusiones, talentos y capacidades que te permitirían ser muy feliz hoy, tan solo con que quitaras la mirada de tu peso y la pusieras en ti misma.

¿Es tu peso lo que te define? si te molesta que para otros sea así, demuéstrate a ti misma que tú no lo crees, dando el paso de valorarte más allá de tu cuerpo. Al hacerlo, podrás volver a conectar contigo, con todo eso de ti que tienes olvidado, y empezar a vivir sin esperar al peso. Recupera tu verdadera valía, y tu cuerpo dejará de ser un problema para ti.

3. Abandona la lucha

Para conseguir el cuerpo que quieres, antes debes amar el que tienes. Pero, ¿cómo conseguir amar un cuerpo que llevas rechazando tanto tiempo? esta es la respuesta: abandonando la lucha. Llevas años peleando contra ti misma, contra los kilos, contra tu cuerpo… y ya conoces el mal resultado de todo ese esfuerzo.

¿Qué pasaría si dejaras de luchar? tu cuerpo te ha cuidado lo mejor que ha podido mientras recibía tus críticas y sufría tus malos hábitos. Estáis juntos en esto, y juntos tenéis que salir. Puedes seguir rechazando lo que tienes, y dando la espalda a tu propia vida… o darte cuenta de la enorme suerte que tienes por ser quien eres.

El primer camino ya lo conoces, y no eres feliz. El segundo es el camino de la liberación, porque no sólo podrás olvidarte para siempre de tu problema de peso, sino que aprenderás a vivir bien en ti, contenta, serena, confiada y en paz contigo misma. ¿Se puede pedir más?

 


Yo elegí el segundo camino, ¡después de años luchando en el primero! y fue la mejor decisión que pude tomar nunca. Aprendí a vivir bien en mí y eso supuso una transformación personal a todos los niveles, incluido el físico, porque tan pronto como aprendes a apreciar todo lo que eres, el peso baja sin esfuerzo. No sucede por arte de magia, sino porque ya no necesitas tanta comida para tapar el enorme vacío que se siente cuando una no se aprecia a sí misma. ¡No tienes nada que perder por intentarlo! y a mí me encantará acompañarte en este camino si lo necesitas.

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This