Cómo utilizar el espejo para conseguir adelgazar

8

Jun, 2017

No me reconozco cuando me veo en el espejo.

Esta frase, que es la versión suave de no soporto mirarme o me da asco verme así, es muy recurrente entre las mujeres con problemas de peso. Vas ganando kilos, poco a poco dejas de mirarte, y el espejo acaba siendo un desagradable reflejo de lo que no quieres ver.

Como tantas otras mujeres, yo desarrollé la habilidad de mirarme sin verme, de arreglarme sin poner atención, ni por un momento, en la imagen que me devolvía el espejo. Es sorprendente que una pueda salir bien vestida y peinada, ¡incluso maquillada!… sin haberse visto.

Tiempo después me di cuenta de que el espejo puede ser un gran aliado para conseguir el cambio físico que quieres, así que hoy vamos a ver cómo utilizar el espejo para conseguir adelgazar.

 

¡Plántale cara a tu rechazo! eres lo mejor que tienes y sólo desde ahí puedes cambiar

Mírate a los ojos

¿Puedes recordar cuándo dejó de gustarte lo que veías en el espejo? quizá ahora no te parezca que entonces estabas tan mal. Es como cuando ves fotos de hace unos años y piensas… ¡pero si estaba muy bien!

Lo que te llevó a no gustarte fue la exigencia, poner tu mirada en lo que tenía que estar mejor, dejando de valorar todo lo que estaba más que bien en ti. Si te das cuenta, ahora estás en esa misma posición, y es muy probable que dentro de 10 años lamentes no haber disfrutado de este momento, tal y como eres hoy. Porque lo que está mal no es la imagen que nos devuelve el espejo, sino la valoración que nosotras hacemos de esa imagen.

Si realmente quieres cambiar, te animo a hacer esto: suelta las comparaciones, la exigencia, la crítica y la queja, y ponte delante del espejo. Mírate a los ojos y obsérvate un buen rato. ¿De verdad crees que tu cuerpo no se merece al menos que lo mires?, ¿tan despreciable es tener unos kilos de más?, ¿es eso suficiente para que no aprecies mínimamente todo lo que tu cuerpo hace por ti cada día?; si no te gusta que los demás te juzguen por tu aspecto… ¿por qué lo haces tú tan duramente?

“Haz lo mejor con lo que tienes y todo cambiará”

Abre la puerta al cambio

Si ya tienes claro que has sido demasiado dura contigo misma, es el momento de darte otra oportunidad: la de verte y apreciarte para poder elegir cómo quieres estar. Mírate a diario en el espejo, con aprecio y curiosidad, y no tardarás en ver cosas que sí te gustan de ti y en darte cuenta de mil detalles que hace tiempo que no veías.

Si te olvidas del rechazo radical para abrirte a valorar lo que tienes, también abrirás la puerta al cambio… ¿qué cosas te gustan de ti?, ¿qué podrías hacer para realzarlas?, ¿de qué manera puedes sacarte partido para empezar a verte y sentirte mejor?

El rechazo genera más rechazo, de la misma manera que el amor genera más amor. Recibes lo que das, también de tu cuerpo. Si utilizas el espejo para verte con una nueva mirada y te abres a apreciar toda la belleza que ya tienes, generarás más belleza. Así que toma la decisión de cambiar la manera en la que miras a tu cuerpo, y tu cuerpo responderá.

 


Si quieres que tu espejo refleje el cambio que quieres ver en tu cuerpo, sólo tienes que abrazar la imagen que te devuelve ahora. ¿No la soportas?, ¿no puedes? ¡suelta esa manera de pensar! te ha llevado adonde estás hoy y ya sabes que ese lugar no te gusta, ¿por qué no darte la oportunidad de cambiar? Yo te animo a hacerlo, de corazón. Si ves que te cuesta mucho y crees que te podría resultar más fácil con apoyo, aquí tienes toda la información de mi curso AMA VIVE COME que te acompañará, paso a paso, en tu proceso de cambio. ¡Mucho ánimo!

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This