Cómo dejar de sabotearte cuando quieres adelgazar

14

Jun, 2018

Cuando de verdad necesitas adelgazar, una de las cosas más desesperantes que puede ocurrirte es sabotear tus propios esfuerzos.

Esa lucha interna entre querer quitarte de encima los kilos de más y sentir el impulso por comer todo eso que no deberías, te lleva a entrar en un bucle del que no siempre es fácil salir.

A pesar de los malos resultados, nos empeñamos en seguir intentándolo, una y otra vez, en una pelea contra nosotras mismas que no tiene fin.

Así que hoy vamos a ver por qué te saboteas cuando quieres adelgazar y cómo puedes salir de ese bucle.

Por qué te saboteas cuando quieres adelgazar

La razón que explica que desees perder peso, pero después no hagas lo que te has propuesto para conseguirlo, es esta: no somos coherentes con lo que pensamos, somos coherentes con lo que sentimos.

Nos frustramos porque queremos actuar en coherencia con nuestra cabeza, cuando resulta que el resorte interno que nos empuja a actuar o nos bloquea son nuestras emociones.

Así que, en realidad, no nos saboteamos, ¡en todo momento estamos siendo coherentes con lo que sentimos!

Es lo que sentimos lo que debemos atender, porque por mucho que te empeñes, de nada te servirá querer algo en tu cabeza si tus emociones no te acompañan.

En otras palabras, si en tu próximo plan para perder peso incluyes tus emociones, lograrás el impulso que necesitas para hacer lo que tanto tiempo llevas queriendo hacer.

Cómo actuar en coherencia con lo que quieres

Para actuar en coherencia con lo que quieres hacer, tienes que alinear tus intenciones con tus emociones.

Ya tienes claro desde hace mucho tiempo que quieres perder peso y cómo puedes conseguirlo. Ahora tienes que ocuparte de que tus emociones te impulsen a hacerlo.

Para ello, pon tu atención en lo que sientes, en tu estado emocional. Observa cómo te sientes en relación al tema del peso y qué piensas sobre ello. ¿Crees que es posible cambiar para ti?, ¿realmente piensas que lo conseguirás? lo que de verdad creas sobre estas y otras preguntas que te plantees son el detonante de lo que sientes en relación al peso.

Si de corazón crees que puedes hacerlo, lo harás. Pero si eres honesta contigo misma y te das cuenta de que en el fondo piensas que no lo vas a conseguir, eso sucederá. Las emociones que generan tus creencias sobre ti y tu peso, determinarán lo que finalmente hagas.

Lo bueno de todo este proceso es que en todo momento somos libres de cambiar lo que pensamos sobre algo y, en consecuencia, lo que eso nos hace sentir. Identifica cuáles son las ideas que arrastras desde hace tiempo y te están limitando. ¡Es el momento de cambiarlas por otras que te lleven hasta donde quieres!

 


 

Revisar lo que crees que te está limitando, asentar nuevos pensamientos en torno a eso, y observar cómo va cambiando tu emoción, te dará el impulso que necesitas para lanzarte a por todo eso que tanto deseas. Dedícale un poco de tiempo, ¡merece la pena! Sé que este tema da mucho de sí y que puede resultarte complicado, así que escribiré más sobre ello. Mientras, si crees que todo esto tiene mucho que ver contigo y no quieres esperar más para meterte de lleno en tu cambio, aquí tienes más información.

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This