Cómo encontrar tu punto de equilibrio con la comida

25

Sep, 2019

Controlar la comida. 

Eso es lo primero que piensas cuando quieres adelgazar. 

Tener el control total sobre lo que comes te parece tu salvación, y verlo planeado por escrito te da seguridad.

Cumplirlo requiere mucha atención por tu parte y es más que posible que ese plan condicione tu día a día y fulmine tu vida social.

Pero merece la pena. Todo por el peso. 

La verdad es que todo ese esfuerzo aún tendría un pase si diera resultado, pero nunca lo hace a largo plazo

Así que hoy vamos a ver por qué controlar la comida no es la solución a tus problemas, y cómo puedes conseguir mejores resultados sin renunciar a disfrutar de la vida.

La trampa del control

Cuanto más intentas controlar un problema, más lo afianzas en tu vida.

Querer tener el control sobre algo implica dedicar mucha energía, tiempo y atención a aquello que deseas dominar.

Tanto, que te conviertes en su esclava.

En el caso de la comida, que es algo que necesitamos todos los días, varias veces al día, el control conlleva una dedicación plena, una atención total para poder cumplir exactamente con lo que te has propuesto.

Debes vivir muy alerta en todo momento para no sucumbir a tus señales de hambre, no picar cuando te ofrecen algo fuera de tu plan, rechazar invitaciones que incluyen comida y no caer en las continuas tentaciones de cada día.

Incluso si consigues controlarlo todo, te sentirás más atrapada que nunca, porque tu mayor amenaza, la comida, estará permanentemente en tu cabeza.

 

 

 

 

«Lo que intentas controlar te esclaviza”

¿Para qué quieres adelgazar?

Ya sea para verte bien, para vivir cómoda en tu cuerpo, para poder ponerte toda esa ropa que tanto te gusta, para estar más ágil, más ligera, para conocer a alguien, para ir más segura por la vida, para gustarte más… sea cual sea tu motivo, todo tiene un objetivo último: sentirte mejor.

Quieres adelgazar para sentirte mejor.

Y esa es la razón por la que vivir controlando todo lo que comes se convierte en una cárcel: sin libertad no te sientes bien.

La libertad es un gran «Yo puedo» mientras que vivir controlándote constantemente es un triste «Yo no puedo» (no puedo comer esto o lo otro, no puedo salir a cenar, no puedo quedar, no puedo ir a esa celebración…)

Al principio aguantas, creyendo que estar delgada lo compensará todo, pero al final te derrumbas porque sentirse bien es incompatible con una vida de control, escasez, limitación y restricción.

Entonces, si el control no es la respuesta, ¿cómo puedes conseguirlo?

Dando la vuelta a tu planteamiento: si quieres adelgazar para sentirte bien, enfócate en sentirte bien y podrás adelgazar.

Tu bienestar como punto de equilibrio

La manera de vivir libre respecto a la comida, mientras te mantienes estable en el peso que tú quieres, es hacer del bienestar tu punto de equilibrio.

Se trata de algo tan natural como comer libremente, en las cantidades que te permiten estar en tu peso soñado.

Después de una vida de dietas y restricciones te puede dar vértigo esta libertad, pero es la respuesta a todas tus plegarias: te sentirás bien, vivirás libre y podrás perder peso.

¿Y cómo puedes saber qué comer, cuánto comer y cómo comer si puedes elegir todo? utilizando tu bienestar como guía.

Sientes bienestar cuando eliges alimentos que te gustan y sabes que le sientan bien a tu cuerpo; cuando te levantas de la mesa saciada, y también contenta, porque sabes que no te has pasado y estás avanzando en la dirección que tú quieres; cuando comes tranquila, saboreando la comida y la conversación, porque sabes que ya no tienes que esperar a estar en un peso determinado para poder disfrutar de la vida.

Y lo sabes, con la misma seguridad que sabes que pasar hambre y vivir obsesionada con la comida no te produce bienestar.

 


Si hay algo que todas tenemos bien claro es qué nos hace sentir bien. Así que tu bienestar es la respuesta a todas las preguntas que te puedan surgir en este camino. Si crees que no puedes hacerlo porque si tienes libertad no pararías de comer, piensa en esto… ¿de verdad te sientes bien cuando te das atracones? Soltar el control y fluir con tu bienestar es la mejor manera de perder peso y disfrutar, desde este mismo momento, de la vida y el cuerpo que quieres. Ahora ya sabes cómo hacerlo y está al alcance de tu mano, así que sólo te queda lanzarte… ¡AMA VIVE COME!

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This