Cómo salir del círculo vicioso del peso

30

Oct, 2019

Si estás buscando las claves que te ayuden a entender cómo es posible que lleves años dando vueltas en círculo al tema del peso, este post es para ti.

Quiero mostrarte que no tienes un problema de peso, sino un error de percepción. Un fallo de planteamiento que te mete en un callejón sin salida.

Que peses unos kilos más de lo que te gustaría no es un problema en sí mismo, sino un hecho que quieres cambiar. Hasta ahí, perfecto. Estás en tu derecho de pesar lo que decidas.

Sin embargo, algo que en principio es tan sencillo como cuidar tu alimentación y moverte un poco, se te complica hasta lo imposible.

Hoy vamos a ver por qué te sucede esto y cómo puedes salir del círculo vicioso de los problemas de peso.

 

Todo parte de tus propias ideas

Para entender lo que te ocurre, debes centrarte en lo que supone para ti verte gorda.

¿Qué te hace sentir?; ¿qué crees que te impide?; ¿de qué crees que te aleja no tener el aspecto que deseas?

Es importante que te lo plantees, porque todo tu mundo está girando alrededor de lo que para ti suponen esos kilos de más, es decir, en torno a tus ideas sobre ello

Estas ideas son de dos tipos: 

1. Lo que crees que significa tener sobrepeso: soy inadecuada, soy insuficiente, no estoy bien…

2. Lo que crees que te estás perdiendo por no estar delgada: sentirme bien, estar animada y alegre, vestir como me gusta, relacionarme más, salir más, gustar más, sentirme libre, sentirme viva…

En definitiva, todo eso que el mundo en el que hemos crecido representa con imágenes de mujeres delgadas, sonrientes y bonitas.

Tus ideas acerca de tu peso -y lo que te hacen sentir esas ideas- es lo que ensombrece tu vida, lo que te lleva a rechazarte, y lo que te impide disfrutar como a ti te gustaría.

 

 

«La elección no es entre una versión delgada o gorda de ti misma”

¿Cuál es la verdadera elección?

Con el tiempo, la percepción errónea de que el peso es lo que te separa de poder sentirte bien se va reforzando en tu cabeza, hasta que se asienta como una verdad y no te permite ver más allá de tu problema.

 Pero, si así fuera, si tu felicidad sólo dependiera de cambiar tu peso, ¿no crees que ya lo habrías conseguido?

 No lo has hecho porque no es real.

El planteamiento es erróneo y darte cuenta de ello es lo que te sacará de donde te encuentras. 

El peso no es el problema porque perderlo no puede darte lo que buscas. Por eso, la distancia entre donde estás y donde quieres estar se hace insalvable. 

Sin embargo, si al darte cuenta del error decides dejar de poner tu felicidad en un lugar incierto del futuro, condicionada a tu peso, eliminas el problema de un plumazo. 

Porque la elección no es entre una versión delgada o gorda de ti misma. La elección es entre apostar por ti o seguir esperando a cambiar para poder sentirte como deseas.

Elige de nuevo

Tu supuesto problema de peso forma parte de tu identidad. Eres una persona que sufre por su peso y que lleva mucho tiempo buscando una solución.

¿Puedes imaginar quién serías si no tuvieras que resolverlo?; ¿quién serías si ya fueses delgada?; ¿cómo sería tu vida?; ¿qué harías?

Piensa en ello y enfócate en sentirte ahora como crees que te sentirás cuando estés delgada.

Piensa en ello y enfócate en hacer ahora lo que crees que harás entonces.

Piensa en ello y enfócate en vivir como si ya no tuvieras problemas de peso.

Cuando vives “como si” descubres que ya puedes disfrutar de todo eso que pensabas que no estaba a tu alcance: ya puedes liberarte y vivir con alegría, sintiéndote agradecida por todo lo que eres y todo lo que tienes, incluido tu maravilloso cuerpo.

Nada externo puede robarte tu derecho a sentirte como te quieres sentir, salvo que tú se lo permitas.

¿Quién eres?… ¿una mujer con problemas de peso?

Elige de nuevo.

 


Así es como puedes salir del círculo en el que te encuentras, rompiendo la falsa asociación entre delgadez y felicidad. Eso no significa que tengas que renunciar a perder peso; a lo único que renuncias es a perderte también tu propia vida, a creer que tienes menos derecho a ser feliz que tu versión delgada. Al permitirte vivir como deseas sin esperar al peso, te darás cuenta de que cuidarte y tratarte bien es algo que tú quieres hacer, porque te ayuda a sentirte como te quieres sentir. ¡Te animo a empezar hoy mismo! y si en algún momento crees que te vendría bien tener apoyo, aquí puedes encontrarlo.   

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This