El cuerpo sigue a la mente

24

Nov, 2021

Tu cuerpo no tiene realidad propia. No es nada sin la mente que lo dirige.

Hasta el más mínimo movimiento que haces está precedido de tu decisión mental de hacerlo.

Es un proceso tan inmediato, algo que tienes tan integrado y automatizado, que no te das ni cuenta de que sucede.

Al perderlo de vista, olvidas que la causa de tus problemas sólo puede estar en el origen de lo que haces, es decir, en la mente.

Si el cuerpo que tienes es el resultado de las decisiones que has tomado en tu mente, es en tu mente donde tienes que hacer los cambios que quieres.

¿Por qué no hago lo que quiero?

Cuando no estás contenta con tu aspecto y te obligas a ponerte a dieta, te cuesta mucho conseguirlo porque no hay coherencia entre lo que piensas sobre ti y lo que quieres que tu cuerpo haga.

Estás pensando cosas contradictorias, y eso te genera tensión y malestar.

Si yo creo que estoy gorda, que tengo problemas de peso y ansiedad con la comida, lo natural para mi mente es comer.

Eso es lo que hace una persona que cree ser eso, y eso es lo que la mente quiere hacer.

A la mente no le importa lo que quieres, le importa lo que eres.

Lo fluido, lo fácil, lo natural para la mente es decidir hacer cosas que expresen lo que es, es decir, la idea que tú tienes de quién eres en este momento.

Por esa razón, cuanto más te empeñas en dejar de comer, más ansiedad te generas.

Le estás pidiendo a tu mente que no muestre quién eres, cuando eso es lo único que le resulta lógico hacer.

Emociones rabia

Enseña a tu mente quién eres

La mente manda, pero detrás de tu mente estás tú. Tú eres la que piensa, y la que debe elegir la idea de ti que quieres expresar.

Elige la imagen que te gustaría tener, esa que está dentro de ti deseando mostrarse fuera, lo que en el fondo sientes que eres.

Cuando lo tengas claro, debes convencer a tu mente de que esa idea, ese nuevo aspecto que quieres, es lo que tú has decidido ser a partir de ahora.

Para que tu mente lo vea, ilusiónate al máximo con esa idea hasta que te sientas tan bien como si ya fueras así. ¡Pon toda tu energía en esto!

Ahora estás desanimada porque llevas tanto tiempo mirando el problema que te has identificado con él. Pero también puedes identificarte con la solución.

Cuando tu mente integre tu nueva idea de ti, experimentarás lo que es el cambio sin esfuerzo.

Tus acciones serán coherentes con lo que ahora crees que eres y cuidarte no te supondrá ningún esfuerzo.

Tu mente lo expresará tan fácilmente como ahora expresa tu estado actual.


Tu cuerpo actúa en coherencia con lo que tu mente cree que eres. La mente es tozuda, y cuando se aferra a una idea de ti le cuesta soltarla, porque la mente cree lo que ve. Pero tú no. Tú puedes saber dentro de ti que eres distinta a lo que ves, porque te sientes de otra manera. Lo que tú eres es cambiante. Hoy no eres la misma persona que hace unos años y no tienes por qué seguir dando vida a un estado que ya no deseas prolongar. Tú mandas sobre tu mente y la mente se puede entrenar, sin necesidad de gimnasio ;)

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This