Sobre adelgazar o cómo llevar tu vida al siguiente nivel

15

Mar, 2019

El sobrepeso es una muestra externa de insatisfacción con la vida.

El tiempo pasa, vamos avanzado en nuestro camino, las complicaciones se agolpan… y nos sentimos cansadas y desilusionadas: las cosas no son como nos las habíamos imaginado.

Tenemos más problemas y más kilos de los que nos gustaría, y no hay rastro de la paz y la felicidad que un día soñamos.

Si es así como te sientes, hoy me gustaría mostrarte cómo un cambio de mirada puede conseguir dar un giro a tu insatisfacción con la vida, ¡y también a tu peso!

¿Es tu cuerpo o tu vida?

Cuando nos sentimos decepcionadas con nuestra vida, recurrimos a la comida. Somos conscientes de que comemos emocionalmente y de que nos damos atracones para huir de lo que sentimos, pero no lo paramos, porque nos parece que la comida es lo único que nos queda para poder sentirnos un poco mejor.

Así, en lugar de hacer cambios para tratar de estar mejor, vamos volcando todo nuestro malestar en el sobrepeso que hemos ido acumulando, y acabamos culpando a los kilos de más de todos nuestros problemas.

Quizá sea porque empezar otra dieta nos resulta más sencillo que intentar cambiar nuestra vida.

En todo caso, nos animamos de nuevo a ponernos a dieta y, en el mejor de los casos, ¡conseguimos adelgazar otra vez!… pero la alegría dura poco, y pronto recuperamos todo el peso perdido.

¿Por qué? Porque la delgadez no te lleva a estar satisfecha con tu vida, que es lo que realmente te permitirá vivir feliz y mantener un peso estable en el que tú te sientas bien.

 

Cómo conseguir sentirte bien en tu vida

La llave para dar un giro a tu experiencia y ver cambios reales en tu vida es la gratitud. Ni te imaginas lo que puede hacer por ti.

La gratitud es el mejor regalo que puedes hacerte a ti misma, porque te llevará a darte cuenta de que ya tienes prácticamente todo lo que anhelas, y que lo demás, posiblemente, no te hacía tanta falta.

Para ponerla en práctica a mí me ayuda mucho empezar todas las frases, tanto las que pienso como las que digo, de esta manera: “¡Qué bien que…!”

“¡Qué bien que puedo desayunar este café que me encanta!; ¡qué bien que puedo darme esta ducha caliente antes de salir de casa”; ¡qué bien que puedo ponerme ropa limpia!; ¡qué bien que puedo ir a trabajar cómodamente en coche, metro, autobús o paseando!”; ¡qué bien que hoy puedo comer con esta compañera con la que me río tanto”; ¡qué bien que mis hijos están contentos en el cole!; ¡qué bien que esta noche puedo ver mi serie favorita…”.

Si te cansas de “¡qué bien que…!” también puedes utilizar “¡qué suerte tengo de…!” y ¡qué afortunada soy por…!”

Ten presente que cada experiencia de tu vida, cada momento y cada instante, puede comenzar con un ¡qué bien que…!” hazlo una semana completa y tu vida comenzará a parecerte otra.

“Tu cuerpo son tus pensamientos en una forma visible” Richard Bach

Cómo utilizar la gratitud para cambiar tu cuerpo

Quieres adelgazar para sentirte mejor, para estar más cómoda y ágil en tu cuerpo, para verte más guapa y para ponerte toda esa ropa que tanto te gusta. Quieres adelgazar por mil razones, y todas están bien, no necesitas justificarte ni ante ti ni ante los demás. Tú sientes que adelgazar es lo que quieres, lo que necesitas, y eso es suficiente, ¡no tienes que renunciar a ello!

A lo que yo te animo es a plantearte otra manera de conseguirlo:

Agradece todos los días lo maravilloso que es tu cuerpo y todo lo que hace por ti en cada momento: ¡qué bien que mi cuerpo me permite tener esta experiencia de vida!; ¡qué bien que mis piernas me llevan donde quiero!; ¡qué bien que puedo sentir el viento en mi cara esta mañana!; ¡qué bien que puedo saborear esta comida que tanto me gusta!; ¡qué bien que puedo escuchar la risa de mi hijo!…”

Ese es el único trabajo que tienes que hacer: apreciar y valorar el milagro de tu cuerpo, volver a reconocerte en tu belleza única, y honrarla con todos los cuidados que se merece.

Es nuestra falta de asombro ante el milagro de la vida, de nuestro cuerpo y de nuestra belleza lo que la oculta tras un sobrepeso que no necesitas.

Recuerda que el cuerpo sigue a la mente.

Si cambias tus pensamientos, cambias tu vida. Si cambias tus pensamientos, cambias tu cuerpo.

 


 

Cuando miro hacia atrás y veo el camino que he recorrido para superar mis problemas de ansiedad con la comida, mi sobrepeso y mi insatisfacción con la vida, me sigue asombrando lo sencillo que era salir de todo aquello de una manera amable. Somos nosotras mismas las que lo hacemos complicado, en nuestro empeño de no querer ver la salida que la vida nos ofrece a cada instante y que consiste, simplemente, en detenernos a apreciar la belleza que somos y la que nos rodea en todo momento. Confío en que este post te ayude a verlo más claro :)

Suscríbete para recibir GRATIS

mis post llenos de inspiración 

para salir de la trampa del peso

Pin It on Pinterest

Share This